Entrevista Clarín.com

Haciendo vanguardia, la Chef Angela Oeyen marca una tendencia. Las clases de cocina a domicilio son una nueva opción para quienes desean no moverse de sus hogares:

Cursos a domicilio: ser chef en casa
Cada vez es más la gente que busca ampliar su horizonte gastronómico. ¿Transformarías la cocina en tu propia aula?

SUSHI. Uno de los cursos a domicilio que más adeptos tiene en la actualidad.

S. Espiño / G. Calabrese
Durante décadas generaciones de jóvenes argentinos conocieron el arte de la comida a través de sus madres y abuelas. No hay dudas de que el lugar por excelencia para aprender a cocinar es el hogar. Los primeros aromas, los platos tradicionales y los nuevos se conocían en ese ambiente. Hoy parte de la tendencia se mantiene y la cocina de casa sigue siendo el lugar indicado para el aprendizaje. Sin embargo, desde hace un tiempo los cursos de cocina a domicilio son una opción para incrementar los conocimientos culinarios.

Existen cursos para todos los gustos y necesidades. Los hay de panadería, pastelería, sushi, comida tradicional y coctelería, por ejemplo; pero también enfocados a personas celíacas, hipertensas, diabéticas y con altos índices de colesterol que necesitan cambiar sus hábitos alimenticios.
Antonella, una estudiante de Administración de Empresas de 23 años, eligió el curso de sushi. Gracias a eso, cada jueves cita a sus amigos para deleitarlos con sus rolls, makis y naguiris.

 

"Hacerlo en casa está bueno porque uno conoce el lugar y los utensilios. Cuando vas a un instituto se tienen todas las facilidades, pero llegás a tu cocina y las cosas no son iguales", cuenta.

El encargado de dictarlo es Juan Pablo Imagiire, quien hace ya dos años comenzó con esta modalidad de enseñanza que acapara la atención de quienes buscan experimentar con la comida oriental. En algunos casos son estudiantes de gastronomía que con la intención de profundizar sus conocimientos desandan el camino de las clases en el hogar. Sin embargo Imagiire asegura que la mayor parte de los alumnos y alumnas es "gente que hace el curso para poder cocinar en su casa".

Sus alumnas dan testimonio de ello: "Tomé las clases para poder cocinarle a mis amigos en casa. Me gusta agasajarlos y poder compartir lo que aprendí con ellos. Además me permite no pedir y así ahorrar", confió Pía de 21 años. Ya son más de 200 las personas que pasaron por las clases de sushi y comida japonesa caliente de Imagiire.

Los dulces son otra de las atracciones para poder aprender en la propia cocina. Giselle Helouani es encargada de dictar clases individuales y grupales de panadería y pastelería. Los cursos llegan a ser de hasta 4 personas y el público está compuesto, en su mayoría, por miembros de una misma familia. "Me llaman grupos de hermanas, cuñadas, pero también parejas: aunque a veces uno de los dos hace todas las clases y el otro solamente las que le interesan", explica Helouani. Sus cursos llegan a durar 12 encuentros y los hace gente de entre 30 y 60 años.

Aprender a cuidarse y comer bien, otro de los enfoques

En los cursos de pastelería, Giselle Helouani no se limita a enseñar a cocinar cosas ricas. "También combinamos con clases sobre pastelería vegana, alimentos para celíacos y gente que sufre de colesterol alto", cuenta la asesora.

Angela Oeyen es profesional gastronómica y hace cerca de una década se dedica a trabajar en el ambiente de los restaurantes. Como chef, ha obtenido gran experiencia y en la actualidad se dedica a dar cursos a domicilio y a realizar asesoramiento nutricional. Orientadas a la cocina cotidiana, al día a día culinario, sus clases son tomadas en su mayoría por parejas jóvenes que están comenzando a convivir. "Me llaman para aprender, pero también cuando quieren hacer cambios en sus dietas y mejorar su nutrición".

En sus programas de cursado se incluyen módulos que atienden la dificultad de la cocina para enfermos crónicos, un nicho al que en la actualidad se le presta poca atención, según la chef. "Enseñamos maneras de seguir una dieta, cómo cocinar para gente con problemas de diabetes o celíacos", explica Oeyen.
Si bien la tendencia de los cursos a domicilio está más arraigada en la Ciudad de Buenos Aires, los profesores delivery comienzan a expandirse por el conurbano. En el caso del sushi, las clases individuales rondan los $250, mientras que las de comida tradicional oscilan entre los $80 y los $140. Aunque ya se perfila como tendencia, la comodidad de tomar clases a domicilio -se ve- aún no es accesible para todo el mundo.

Fuente: http://www.viaresto.clarin.com/Notas/Cursos-a-domicilio-ser-chef-en-casa-651.aspx
Publicado el Viernes 16 de abril de 2010

Notas anteriores:

* POLLO MARINADO EN 3 CITRICOS CON TIMBAL DE THASMIN

* 1er premio Concurso de cocina del colegio de Cocineros Gato Dumas y la prestigiosa marca Oster. PATE DE PANCETA AHUMADA Y MASCARPONE - PESTO DE CIBOULETTE Y AVELLANAS - COULIS DE PERAS Y PIÑAS ESPECIADO
 

.:: www.angelaoeyen.com.ar .::. 2008 .::. todos los derechos reservados .::. diseño: poteitosweb ::.